LA TRIQUINOSIS NO SE DISTRAE, no se distraiga usted…!

El área de Bromatología informa que en los últimos días se han detectado una serie de focos de triquinosis en la región, con lo cual se ALERTA a la población a NO adquirir chacinados sin ROTULO, y a quienes lleven adelante la faena de cerdos para consumo propio realizar el análisis correspondiente. Asimismo, quienes realicen una faena  familiar de autoconsumo: no consumir, ni probar la masa, hasta tener el resultado del análisis. Para hacer el mismo, se debe llevar al veterinario de confianza o al Laboratorio Regional un trozo generoso de entraña.

Consumidores: SE RECOMIENDA NO CONSUMIR chacinados sin rótulo,  la presencia del mismo identificando un establecimiento habilitado de elaboración garantiza que proviene de un establecimiento con los controles necesarios. Así mismo cuando se recomienda ingerir la carne de cerdo bien cocida, nunca jugosa. Se debe cocinar hasta que desaparezca el color rosado (más de 64º C), “ni la salazón ni el ahumado matan al parásito que contagia la  triquinosis”

Comerciantes: Se recuerda que no está permitido comercializar chacinados y/o productos cárnicos que no hayan sido elaborados en establecimientos habilitados con sus respectivos rótulos, sellos y/o documentación respaldatoria.

 

TRIQUINOSIS – Un peligro al acecho…

Para la prevención de esta enfermedad existen tres etapas muy claras que, según la cadena de transmisión del parásito (cerdo – hombre), son:

Crianza de cerdos: los cerdos deben ser criados en instalaciones adecuadas y sin contacto con residuos ni basura, ya que en ellas puede haber restos de alimentos que contengan las larvas que los puedan infectar o ratas infectadas. Por lo tanto, el cerdo que se cría para alimento humano debe ser bien alimentado. Es fundamental que no ingiera residuos y que no conviva con ratas, debido a que son ellas las responsables, en muchos casos, de mantener la enfermedad en una región. Es conocido que en los lugares que se depositan residuos se crea un ambiente propicio para el desarrollo de roedores.

Faena de los cerdos: según lo establecido por ley, se exige un control de cada res faenada – ya sea a nivel comercial o familiar – para verificar que la carne no esté infectada con triquinosis. Es un análisis simple y de muy bajo costo, que permite que un veterinario y un laboratorio confirmen que ese animal no posee la infección, siendo necesaria para este solo la extracción del músculo conocido vulgarmente como “entraña”. Si el análisis de la carne de cerdo determina la presencia de triquinosis en sus tejidos, se debe eliminar la res (que no es apta para consumo), según las instrucciones de la autoridad sanitaria. Este control es la única garantía para los consumidores.

Consumidores: hay que desconfiar sistemática y rutinariamente de lo rotulado como “casero”, ya que al no haber un establecimiento elaborador, no se puede certificar que se hayan hecho los controles correspondientes. En este sentido, se recomienda no consumir los productos caseros a menos que se tenga certeza de que el cerdo ha sido analizado. Hay que tener en cuenta que la salazón y el ahumado no matan al parásito que contagia la triquinosis. También se recomienda ingerir la carne de cerdo bien cocida, nunca jugosa. Se debe cocinar hasta que desaparezca el color rosado (más de 64º C). Es más seguro consumir productos elaborados en establecimientos industriales controlados, no sólo por la triquinosis, sino porque además pueden existir contaminaciones vinculadas a una mala elaboración, ruptura de la cadena de frío o haber utilizado aguas contaminadas en su proceso. Los productos deben poseer una etiqueta donde conste el número de certificado (sigla RNPA), así como también un número del establecimiento elaborador otorgado por la autoridad sanitaria provincial y/o nacional (RPE y/o RNE). Además, contarán con el nombre y domicilio del responsable de su elaboración y debe figurar la fecha de elaboración y/o vencimiento.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter